‘Cinco Horas con Mario’ en el Teatro El Musical de Valencia.

El pasado martes, 16 de Noviembre, hubo en Valencia la rueda de prensa para presentar a la ciudad la nueva puesta en escena del clásico contemporaneo de Miguel Delibes, ‘Cinco horas con Mario’. Aquí proponemos una recopilación de las cuestiones más importantes subrayadas por la protagonista de la obra,  Natalia Millán.

Cuando la obra se estrenó, la gente sentía una “identificación muy grande” con lo que se contaba, mientras que hoy en día, “la mentalidad ha cambiado muchísimo” y la mujer no tiene nada que ver. No obstante, es una “suerte” tener un el “recuerdo de algo tan vivido”, y salvando las distancias, “hay cosas que no están tan lejos” sobre las que la obra puede servir para dar “toques de atención”.

La intérprete ha intentado asumir su personaje “con honestidad”, partiendo de la premisa de “no juzgar” a Carmen Sotillo, una mujer que “sirvió a Delibes par criticar una sociedad”. Millán no ha querido caer en la “crítica fácil ni caricaturizar” al personaje, pues como actriz busca ser “tolerante”. Además, ha admitido que como mujer no puede culpar a Carmen por ser “producto de una sociedad y de la educación que ha recibido”.

En su opinión, el personaje que intepreta es “presa de una época, de los principios absurdos, retrógrados y reaccionarios” de entonces. “En una dictadura, o te ibas o te la creías o si no lo pasabas muy mal y ella cree” en unos principios que al mismo tiempo la “mutilan como mujer y sufre mucho pero sin darse cuenta”, ya que si se rebelara, “se le caerían los pilares que rigen su vida, su familia, sus amistades y la sociedad”.

Eso sí, Carmen “tiene algo bueno, que tiene gracia”, ha subrayado. Pese a la diferencia generacional, la actriz ha resaltado la “vigencia” de los temas que se tratan.

Así, cuestiones como la incomunicación en las relaciones sentimentales, muestran que “hay cosas que se han superado pero la pareja sigue siendo igual de difícil”. En este caso, la mujer no es escuchada y cuando Mario muere “tiene la sensación de que por fin le dejan hablar, se siente escuchada y se sincera con él por primera vez. Esto también debe darnos un toque de atención”, ha concluido.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here