“Cuando interpretas a un personaje, tienes que intentar no juzgarlo”

Natalia Millán interpreta a Carmen Sotillo en ‘Cinco horas con Mario’. Treinta y tres años después de la primera puesta en escena, la obra de Miguel Delibes baja el telón el 6 de enero. Natalia Milllán (Madrid, 1969) decidió cuando era muy pequeña que quería ser actriz y nunca se ha bajado de esas tablas.

Puestos a soñar ¿qué papel le hubiera gustado interpretar?
Hay una obra muy mágica, que quizás es de mis favoritas –aunque no soy yo mucho de favoritos- que es El sueño de una noche de verano de William Shakespeare. Desde siempre me ha gustado mucho el papel de Titania, que es la reina de las hadas. Podría ser un papel bonito, Titania, pero hay miles –cómicos, dramáticos…- hay cientos.

¿Qué hace para preparar sus personajes?
No tengo una técnica fija. Ir poco a poco dejándome impregnar por ese personaje, por su vida, por su nombre, por sus cosas… No sabes si le encarnas tú a él o te encarna a ti. Por eso hace falta un periodo de ensayos, porque poco a poco va gestándose.

Cinco horas con Mario sigue arrasando en los escenarios, ¿qué tiene esta obra que no tenga otra?
Que es una maravilla. Es una obra contemporánea pero que ha pasado a ser clásico-contemporáneo, porque tiene todos los ingredientes de los clásicos. Aunque es un retrato de la España de los 60, los temas que trata tienen absoluta vigencia.

¿Dónde se ve más cómoda, en el teatro o en la televisión?
En el teatro. Fue lo que a mí me movió a dedicarme a esto. Por cuestiones prácticas, porque formé una familia, decidí probar suerte en televisión; y eso me ha permitido hacer cosas como meterme en una hipoteca. Pero lo que yo amo de verdad es el teatro.

Ser actriz se parece a…
A ser niño. Fíjate que en muchos idiomas actuar o interpretar se traduce como “jugar”, en francés, en inglés… Es muy parecido a la vida del niño, cuando de pronto decías “vamos a jugar a no sé qué”, y empiezas a ser ese otro que no eres tú; pero lo vivías con mucha intensidad. Eres capaz de ver cosas que no estaban sucediendo pero tú las sentías de una forma muy vivida.

En su vida real, ¿le ha servido alguna vez su faceta de actriz?
Soy muy mala mintiendo en la vida, yo creo que no. Si tengo que mentir me pongo muy nerviosa y me pongo coloradísima.

¿Y no hay nada para lo que este oficio sea útil?
Hay una cosa para la que sí sirve: Cuando interpretas a un personaje, tienes que intentar no juzgarlo, aunque sea un villano. Parte del trabajo de los actores consiste en eso: en no juzgar a los personajes y en intentar entender sus porqués, por muy alejados que estén de nosotros. Esto, quieras o no, te lleva a un ejercicio de tolerancia que se traslada a la vida.

Si no hubieras sido actriz, ¿dónde estarías ahora mismo?
No tengo ni idea.

Y cuando no estás sobre el escenario, ¿ a qué te dedicas?
Estar en mi casa con mi familia, con mis perros y con mis gatos. También leer, escuchar música… lo más normal del mundo.

fuente: Expansión

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here