“Del sofá de casa se atraen espectadores a la butaca del teatro”

Con la serie ‘Velvet’ de Antena 3 en emisión, la polifacética Natalia Millán recala mañana en el Teatro Campos para ofrecer su nuevo musical, ‘Hacemos un trío’

Natalia Millán

A pesar de que el público la conoce más por sus interpretaciones televisivas, Natalia Millán es una de esas actrices que siempre confiesa su profundo amor por el teatro. De hecho, lo que más le gusta de la pequeña pantalla es su capacidad de atraer al público a las salas de teatro.

En ‘Hacemos un trío’ además de escenario comparte amistad con Marta Valverde y Alberto Vázquez.
Trabajar con amigos es maravilloso. Ha sido una opción personal, esta producción es nuestra. Los tres nos juntamos para crear con el equipo formado por Zenón Recalde, el director, y César Belda, el director musical. Es un proyecto emprendido por gusto y nos potenciamos entre nosotros.

Cada uno de ustedes expone sus propias experiencias, ¿cómo es eso de escenificar a uno mismo?
Contamos desde primera persona, sin máscaras, las experiencias que hemos tenido en el escenario. Muchas veces los espectadores preguntan: “¿Cómo os sentís cuando estáis ahí arriba frente al público?”. Contamos esas cosas que crean curiosidad, rompiendo la cuarta pared a los espectadores, a los que hacemos partícipes y cómplices. En muchos momentos nos reímos de nosotros mismos, contamos las cosas con humor y sinceridad. Hay momentos de gran emoción.

Vuelve al género musical después de protagonizar ‘Cabaret’ y ‘Chicago’. ¿Qué tiene este nuevo musical que no tengan los anteriores?
No tiene nada que ver, es un musical muy modesto, de autoproducción. Sin embargo, es ambicioso en cuanto al trabajo, hemos puesto nuestra vida ahí. Estamos satisfechos porque lo que hacemos es de calidad. Es un formato pequeño, estamos solo nosotros tres, con lo que se rompe el esquema habitual de los musicales.

Ha retrocedido bastante en edad respecto a su papel de Carmen Sotillo en ‘Cinco años con Mario’.
Creo que tengo un oficio propicio para adaptarme a todo tipo de papeles. Lo normal en un actor es que los personajes sean muy diversos entre sí. Actualmente estoy alternando Hacemos un trío con Cinco horas con Mario. Lo ideal es tener esa suerte de poder hacer personajes diferentes.

En numerosas ocasiones ha mencionado que prefiere el teatro a la televisión, ¿pero podría dedicarse exclusivamente al teatro?
Lo sigo diciendo: mi pasión y mi vocación es el teatro. En los primeros años de trabajo solo hacía teatro. Al descubrir la televisión conocí otro valor de la interpretación: gestos como un parpadeo, una respiración… tienen capacidad de comunicación en relación a la pantalla. Otra de las cosas buenas es que del sofá de casa se atraen espectadores a las butacas del teatro. Si puedo escoger haré las dos cosas, aunque donde más disfrute sea en el teatro, sin ninguna duda.

‘El Súper’, ‘El Internado’, ‘Un paso adelante’… tiene una larga lista de ficciones de éxito a sus espaldas, a la que ahora se debe añadir ‘Velvet’. ¿Como se siente en la piel de Gloria?
Si los personajes están bien enmarcados me gusta interpretarlos. Creo que el deber de un actor es disfrutar de sus personajes. Lo de mala, codiciosa… corresponde a los que lo ven; a mí me corresponde entender sus razones y ver que está velando por sus intereses y por los de su hija, aunque quizás sus medios sean poco limpios en determinados momentos.

La serie sigue la estela de ‘El tiempo entre costuras’, con la fórmula de serie de época y romance. ¿Es esa la clave de su buena acogida?
Más que seguir la estela de El tiempo entre costuras, creo que esta producción de Bambú lo que sigue es su propia estela. Bambú se ha especializado, y además ha obtenido grandes éxitos, en producciones de época. De hecho, se rodó mucho antes de emitirse El tiempo entre costuras. Diría que hay cierta tendencia de los espectadores hacia las series de época.

La ficción de calidad es la nueva apuesta de las cadenas, ¿estamos ante la próxima burbuja televisiva?
Las cosas bien hechas son para bien, sin ninguna duda. Lo que es verdad es que la situación económica no favorece las inversiones grandes, y son pocas las que se hacen simultáneamente. Pero siempre que se apueste por hacer productos de calidad es para bien. La burbuja inmobiliaria estalló porque las cosas no se estaban haciendo ni bien, ni con calidad.

¿Cómo perciben los actores la lucha de audiencias emprendida por Antena 3 y Telecinco?
Con resignación, porque nosotros ahí no tenemos ni arte ni parte.

Siempre recalca que sus comienzos fueron muy duros.
Fueron difíciles pero no fueron para tanto; de hecho, viví momentos maravillosos. En el espectáculo Hacemos un trío nos remontamos a nuestros comienzos. Para mí fue una aventura meterme en el mundo de la interpretación y del teatro. Hay mucho que aprender, que luchar… pero es un viaje apasionante.

Igual que a los jóvenes de hoy en día se les exigen conocimientos de todo, ¿ocurre lo mismo con los actores?
Cuando empecé había un pequeño grupo de actores multidisciplinares; pero éramos una minoría extraña dentro de la profesión. Hoy en día, afortunadamente, los actores jóvenes se forman en profundidad para cantar, bailar, hacer esgrima, hablar idiomas… Saben que se les puede exigir cualquier cosa y que todo suma. La formación, cuanto más amplia, mejor.

A juzgar por su participación en ‘Mira quién salta’, diría que es una persona a la que le gustan los retos.
Claro que me gustan. Son imprescindibles si quieres evolucionar en la vida. Si no afrontas retos, siempre te quedas en el mismo sitio.

fuente: Noticias de Gipuzkoa

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here