«El patrimonio de la madurez atractiva ya no la tiene el hombre»

«No soy de ver mucha televisión, a pesar de que me ha pagado gran parte de la hipoteca», confiesa la actriz, que actúa en el Alameda

Natalia MillánCanta, baila y actúa sobre un escenario o delante de una cámara. Ha hecho cine, televisión, teatro, musicales… Natalia Millán (Madrid, 1969) se ha preparado a fondo para ajustarse al perfil del «artista completo». Ahora, deja de lado los tacones y la ropa ‘sexy’ de ‘Chicago’ por la sobriedad de ‘Cinco horas con Mario’. La polifacética actriz se enfrenta hasta mañana en el teatro Alameda al famoso monólogo que escribió Miguel Delibes y que durante dos décadas interpretó la gran Lola Herrera. Millán da vida a una mujer madura, un salto generacional que no le preocupa. «Los años suman no restan», afirma.

¿Aguantaría más de 20 años en el papel de Carmen Sotillo, como lo estuvo Lola Herrera?
Eso fue un fenómeno, algo muy especial que no suele suceder muy a menudo. Eso es algo irrepetible… pero no sé lo que puede pasar. En este oficio hay que ir viviendo el día a día, cada día construyes el siguiente.

De estar rodeada de compañeros en el musical ‘Chicago’ pasa a la soledad de ‘Cinco horas con Mario’. ¿Le asustaba el cambio?
Cuando hay cinco, diez o veinte personas en el escenario, la pelota va pasando de uno a otro. Aquí tienes la pelota todo el rato entre manos, por eso el esfuerzo de concentración es muy grande. Pero es un viaje muy interesante, tenía un poquito de miedo a esa soledad, pero me está gustando (risas).

Físicamente también se transforma, porque el papel de Carmen le echa años encima. ¿Cómo se ve?
Es una imagen muy austera, sobria y casi con la cara lavada. Me gusta porque venía del cartel anterior de ‘Chicago’, que era todo glamour con las medias negras y tacones, y me divierte mucho esto.

¿Le sorprendió esa imagen?
Me recuerda a mi madre (risas).

Romper esquemas
¿Se ha planteado esto como una nueva etapa en su carrera? Porque con Carmen interpreta el papel de una señora madura…
Cada nuevo personaje es una nueva etapa para mí. No me planteo otra cosa… quizá porque si no me asustaría o no me gustaría verme en esa etapa (risas).

¿Le preocupa?
Me preocupa como a todos, pero es cierto que en este momento la mujer está rompiendo muchos esquemas y muchas barreras. Antes parecía que el patrimonio de la madurez atractiva la tenían los hombres; y ahora estamos viendo que no, que la madurez también puede ser muy atractiva en las mujeres. No me asusta especialmente el paso del tiempo, porque creo que los años suman y no restan, van sumando experiencias y vivencias. Yo no me quitaría mis arruguitas a cambio de perder experiencias que he ido adquiriendo por otro lado.

No le obsesiona el físico.
No. Evidentemente me gustará mantener el atractivo el mayor tiempo posible, pero me gusta mucho también lo que voy aprendiendo por el camino. No renunciaría a ese aprendizaje por mantener la juventud.

¿Se ha cansado ya de los musicales?
¡No! ¿Por qué me iba a cansar?

Porque el ritmo es agotador.
Agota físicamente mucho, pero eso es maravilloso. Yo no me canso de mi oficio, y tan mi oficio es el musical como la tragicomedia, la pantomima o una serie de televisión.

Y físicamente, ¿pasa factura el bailar, cantar y actuar cada noche?
No, yo creo que al revés. Te obliga a mantenerte en una forma física estupenda (risas). Lo que pasa es que evidentemente la exigencia de bailar no va a ser la misma según pase el tiempo…

¿Para estar en la brecha hay que saber hacer de todo?
Cuanto más amplia sea la preparación de un actor, mejor. Sí es verdad que se está rompiendo una barrera con la que yo sufrí mucho hace tiempo. Antes no se entendía muy bien en España el concepto del artista completo. Cuando me estaba preparando siempre me decían: «¿cuándo te vas a decidir?, ¿a qué te quieres dedicar?». Yo les respondía que quería ser actriz, de las que saben bailar, cantar… Pero no lo entendían. Ahora las nuevas generaciones sí saben que se tienen que preparar en ese sentido, que el cuerpo y la voz tienen que estar domesticados para que luego respondan cuando le pides algo.

Trabaja mucho con jóvenes, ¿saben dónde se meten o tienen una imagen distorsionada de la profesión: fama y éxito rápido?
La fama y el éxito son extras, porque el oficio en sí es otra cosa, es jugar a ser otro, es la magia de crear con cuatro elementos un mundo irreal. Es verdad que hay un poquito de confusión con esto de la fama y el éxito fácil, pero esos no son actores de verdad, es otra cosas. Y si hay algún actor despistado, ya se dará cuenta de que el oficio este es otra cosa, que tiene más que ver con la artesanía que con la pirotecnia.

«Mi Banderita»
¿Se atrevería a participar en ‘Más que baile’, como su compañero de reparto Manuel Bandera?
Mi Banderita, como le llamo yo, lo hizo divinamente, pasó con muchísima gloria por el programa; así que si es como él… por qué no. Pero nunca se sabe.

Hace mucha tele, ¿también la ve?
Veo poca. Nunca he sido de ver mucha televisión, a pesar de que me ha pagado gran parte de la hipoteca (risas).

¿Por falta de tiempo o de ganas?
Por un lado, por falta de tiempo; y por otro, porque tampoco me engancha demasiado. No estoy muy al día del panorama televisivo. Aunque es verdad que se hacen buenas series y programas, luego hay al lado bazofias tan grandes que tiran para atrás. Hay franjas horarias imposibles, con solo un tipo de programa que a ver si se pasa de moda de una vez. Lo que ocurre es que hay personas empeñadas en que no se pasen de moda porque son muy baratos de hacer; y jugar con el morbo de la gente siempre genera audiencia. Pero no le podemos echar la culpa a los espectadores. El mal del momento es: mínima inversión, máximo beneficio a costa de lo que sea.

Es un rostro muy conocido, y sin embargo se sabe muy poco de su vida privada, ¿mejor así?
Claro, porque yo lo que expongo es mi trabajo, no mi vida.

¿Se puede estar en televisión y hacer una vida normal?
¡Claro que sí! Es que esto solo se puede hacer si tienes una vida normal (risas). No somos extraterrestres, vamos a la compra, llevamos a los niños al colegio… Una vida normal y corriente. Hay que ser antes que nada persona.

fuente: Diario Sur

5 Comentarios

  1. Me ha encantado esta entrevista, porqe ademas de que las respuestas son tipical Natalia:), tambien le han hecho algunas preguntas distintas a las anteriores entrevistas que le han hecho desde qe empezo con Cinco horas con Mario

Responder a Fra Cancelar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here