‘El teatro es evasión, pero ha de inquietar y hacer pensar’

Natalia Millán en la presentación de 'Cinco horas con Mario' en Valencia

Tras los musicales “Cabaret” y “Chicago” y la serie “El internado”, regresa al teatro con un reto: reemplazar a Lola Herrera en el famoso monólogo con texto de Delibes. Estrena hoy en El Musical de Valencia.

Natalia Millán en la presentación de 'Cinco horas con Mario' en Valencia¿”Cinco horas con Mario” es el Everest en el teatro?
Me hace gracia, porque a mis amigos les digo que cuando se alza el telón tengo la sensación de tener una montaña delante.

A la intensidad del monólogo se añade que es un papel ligado ya a una actriz en la mente del espectador…
Ya me ha pasado con otros personajes importantes y no me asusta, lo llevo como un privilegio. De este papel ha quedado la imagen de una mujer de negro y en realidad es una tragicomedia. Como en la vida, hay carcajadas junto a las lágrimas.

¿Espera pasarse 30 años con Mario como Lola Herrera?
¡Qué susto! No sé si lo desearía. El papel es un privilegio, pero 30 años… Ése es un fenómeno irrepetible y creo que fue así por la maestría de Lola y Josefina Molina y porque suponía oír cosas ciertas y no dichas.

¿El teatro es el alma de su trabajo y la televisión, el estómago?
Algo así, pero con matices. He descubierto cosas buenas en la televisión: aparte de pagar la hipoteca, me ha enseñado pequeños gestos, que dicen mucho.

Parece increíble que haya sorteado el cliché de chica guapa…
En realidad, los actores queremos contar historias. El físico puede hacerte más fácil el camino, pero no es lo básico.

¿Ha renunciado a mucho para evitar ese encasillamiento?
Nunca me he marcado una línea tan clara. Creo que al hacer cosas tan distintas encasillarme es complicado.

¿Por qué tan poco cine?
A veces por los desplazamientos o por incompatibilidad con el teatro, o porque no me gustaba. Hacer cine, aunque sea malo, sólo porque es cine, pues no.

¿El musical será una moda?
No quiero ni creo que lo sea. Ha costado que arraigara, pero los de producción propia han de evolucionar. No vale cualquier historia con canciones, aunque ahora funcionen; hay que avanzar en lo dramático.

Algunos actores creen que el musical cierra la puerta a un teatro más puro…
Si los programadores se quedan sólo con musicales es un problema. Pero también hay gente que se ha acercado al teatro gracias a los musicales y descubre esa magia.

¿Cree que el teatro es compromiso?
Sí. El teatro es evasión, pero también tiene una parte de ritual y compromiso. No sólo ha de complacer al público, sino también inquietar, hacerle pensar.

¿Ve diferencias con los actores jóvenes?
Ahora estoy en una zona intermedia, en la que sigo aprendiendo de los veteranos, pero también de la ilusión y la fuerza de los jóvenes, que a veces se nos olvida. Tienen mucho cuidado en su preparación, pero ahora hay también mucha prisa por llegar.

¿Cómo se hace para estar fuera de la prensa rosa y sin marcar politícamente?
Porque me enseño poco. Me dedico sólo al trabajo y así me mantengo al margen.

fuente: levante-emv.com

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here