“No me asusta la jubilación, a veces me apetece”

¿Cómo definiría Chicago, el musical?
Se sale de la norma de los musicales porque carece de muchos de sus elementos básicos. Sin embargo, tiene humor y un cierto minimalismo estético que mantiene la atención del espectador en lo que está viendo, que le fascina y le divierte.

¿Qué hace para mantener ese ritmo frenético de trabajo?
Además de estar en forma, comer saludablemente y descansar no debemos olvidar que nuestra jornada laboral empieza cuando termina la del resto. por ello, debemos contenernos y reservar energía durante el día para el momento de máximo desgaste físico: la noche.

¿Cómo se compatibiliza esa “contención” con la vida familiar y social?
Esto es lo más duro para mí. Hay momentos en que se me parte el alma porque me apetecería quedarme con mi familia… aunque el teatro tiene tantas compensaciones que me considero muy afortunada. Disfruto y, aunque requiere mucho esfuerzo y energía, la mejor recompensa es hacer posible que alguien pase un buen rato, olvide sus preocupaciones y le ayudes a conocerse mejor.

¿Qué opina de la fama… tan perseguida por las protagonistas de la obra?
La fama va en el paquete de los escenarios pero para mí, jamás ha sido un objetivo. El musical pone sobre la mesa el peligro y el error que comete la gente que busca la fama al precio que sea porque es similar a vender el alma al diablo. Además de ser una consecuencia inevitable, a veces, resulta ventajosa. Yo llevaba quince años haciendo teatro cuando comencé a trabajar en televisión… nunca antes de aparecer en la pequeña pantalla había conseguido un papel de protagonista. Ahora, todos los personajes que interpreto son personajes principales.

¿Dejará los escenarios?
Me gustaría, en un futuro no muy lejano, disfrutar de las maravillas de la vida. No me asusta la jubilación para nada, puesto que es una época que hace posible adueñarse del tiempo, en la que se recogen los frutos del trabajo. A veces, hasta me apetece… si la salud acompaña, creo que puede ser un momento muy bello de la vida. Con respecto a dejar los escenarios lo que sí veo es que mis compañeros actores veteranos están muy bien… una de las mejores realidades que tiene este oficio es que la gente se hace mayor sin hacerse vieja. Yo creo que la clave consiste en estar siempre vivo y activo.

fuente: Vivir con Júbilo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here